Saltar al contenido

Cómo entrenar y educar a tu Beagle

Este artículo es una guía de entrenamiento básico que podrás implementar a la hora de instruir a tu Beagle. Aprenderás a adiestrar a tu mascota de manera eficaz, serás capaz de llevar el control de su comportamiento y alcanzar un nivel de educación exitoso.

Antes de comenzar, no podemos dejar de mencionar que el Beagle es una de las razas más difíciles de adiestrar. Pero ¡no te asustes!, esto no quiere decir que sea imposible, simplemente requerirá un mayor esfuerzo que con otras razas, ya que la terquedad y el orgullo en estos pequeños, están a la orden del día.
Si hay algo que no le falta a un Beagle es buen humor y energía, por lo que el entrenamiento es sumamente importante.

Es recomendable realizar un entrenamiento regular que consista en dos veces al día, como mínimo. Por favor no te rindas y continúa. Ser constante y tener paciencia es crucial.

Motivemos a tu Beagle

educar a un perro beagle

El liderazgo ante todo

Es importante que desde el primer momento asumas el rol de líder. Un Beagle por naturaleza es independiente, es su propio líder. Por esta razón, debes ser muy fuerte a la hora de liderar, guiarlo en su conducta para que comprenda que debe seguir tus órdenes.

No se aplica castigo, sino que el entrenamiento debe ser reforzado con premios. Ten en cuenta que esta raza divaga mentalmente más de lo normal, por lo que su educación puede avanzar con mayor lentitud a comparación del entrenamiento con otras razas.

Entrena constantemente

Hemos dicho que recomendamos entrenar dos veces al día regularmente, pero no te quedes solo con eso. Haz que la rutina diaria y la convivencia sea un entrenamiento constante.

Veamos algunos ejemplos:

  • Cuando le des su alimento, emplea la orden de sentarse y no le entregues el plato de comida hasta que no lo haga. Si se rehúsa a cumplir la orden simplemente guarda el plato y cancela la actividad. Cuenta hasta diez y vuelve a intentarlo hasta que cumpla tu pedido.
  • Si van a cruzar la calle, utiliza la orden de sentarse a tu lado, al borde de la acera. Si se rehúsa, simplemente vuelve tres o cuatro pasos hacia atrás y vuelvan a la acera, repite la orden nuevamente hasta que cumpla y luego crucen. En caso de que debas cruzar si o si, da la orden, si no cumple, vuélvete unos pasos atrás y cruza la calle sin reintentarlo.

La motivación esta en la comida y la ponderación

La comida y los elogios son un gran combustible para motivar a un canino y el Beagle no es la excepción. Por eso, en cuanto obedece una orden, debemos premiarlo. Para elogiarlo da excelente resultado acariciarle la cabeza con energía y felicitarlo.

Los premios comestibles vamos a guardarlo para los momentos de entrenamiento exclusivo. A medida que el tiempo avance, el perro irá obedeciendo con más regularidad. En esta instancia, debes darle el premio en su cuarto o quinto éxito y así, hasta quitar la recompensa comestible en su totalidad.

Se recomienda que los bocados de recompensa sean alimentos realmente ricos y sabrosos, como bocados rellenos premium para perros, carnes o papas horneadas. ¡Ñam, ñam!

El ejercicio es fundamental

Como ya sabemos el Beagle es una raza sumamente enérgica por lo que debes ejercitarlo al menos 1(una) hora dos veces al día. De esta forma quemará gran parte de la energía que posee y al momento de las actividades educativas, podrá estar más enfocado.

Puedes llevarlo a correr con correa o jugar a tirarle la pelota. Lo importante es que corra durante las horas de ejercicio

Vamos a darle las primeras ordenes

adiestrar beagle

Aprender  a sentarse

  • Llama la atención de tu Beagle sujetando el premio en tu mano.
  • Deja que vea que sostienes un premio, pero no dejes que lo tome.
  • Sujeta el premio con tus dedos índice y pulgar y ponlo frente a su nariz.
  • Una vez que el perro este mirando lo que tienes en tus dedos, mueve el premio hacia atrás. Esto forzará que levante su cabeza para seguirlo con la vista y por inercia se sentará.
  • Al momento que esté a punto de sentarse, debes dar la orden fuerte y firme “siéntate” y al sentarse le entregas la recompensa.

Es importante que practiques este entrenamiento en diferentes lugares (la calle, el jardín, el interior de tu hogar, etc.)  Esto evitará que crea que la orden debe obedecerla en un lugar en específico.

Quedarse quieto

Antes de adiestrar a tu perro con esta orden, debe obedecer a la perfección la orden de sentarse.

  • Indica la orden de sentarse y una vez cumplida levanta tu mano como si estuvieses por frenar a alguien y di con voz fuerte y firme “quieto”. Al principio solo durara quieto unos segundos, pero de todas formas, debes elogiarlo y veras como con práctica se quedará quieto por más tiempo hasta lograr la totalidad.
  • A medida que avanza el aprendizaje ve alejándote cada vez luego de dar la orden.

Evita que salte

Es muy común que los perros salten a las personas porque están emocionados o simplemente reconociendo. Para evitar esto te damos unos consejos que puedes seguir.

  • Cuando el perro nos salta no hay que darle relevancia y continuamos haciendo lo que estemos realizando. Luego de que se rinda, aléjate y llámalo para elogiarlo.
  • Si domina el adiestramiento de “quieto” y “siéntate”, podemos usarlo y será cien por ciento efectivo.

Adiestrarlo para que venga cuando lo llames

Cuando el perro se acerque a ti, di “ven”, debes atraerlo más aún con un premio. Cada vez que se acerque, repite la palabra “ven” y recompénsalo con caricias y palmadas. Ten paciencia a tu Beagle y verás cómo, poco a poco, irá asociando el dirigirse hacia ti con la orden “ven”. Al llamarlo no lo regañes, no lo ates a la correa y no hagas ninguna acción negativa, de lo contrario, tu perro asociará el llamado con un castigo.

Evita que muerda

Si tu Beagle muerde mientras es la hora de juego, debes evitar jugar de manera brusca o agresiva con él. Una de las mejores formas de quitar la costumbre de morder es dejar de jugar y simplemente ignorarlo cuando comienza a hacerlo. De esta forma, el perro entenderá que cuando comience a morder el momento divertido se termina.

Enséñale a que no ladre a otros perros

Es muy común salir a pasear con tu Beagle y que comience a ladrar al ver a otros perros. Vamos a enseñarte como controlar este comportamiento y que deje de representar un problema y lograr salidas con tranquilidad.

  • Asegura a tu perro con la correa. Cuando visualice a un perro y comience a ladrar dile con voz fuerte y firme “silencio”, frena y vuélvete en dirección contraria. Una vez que tu Beagle se haya tranquilizado vuelve a caminar en la dirección que seguían a principio del paseo. Repite esta acción cada vez que sucedan estos eventos. Esto hará que tu perro asocie que ladrar y no hacer silencio es contraproducente para su paseo.
  • Al momento de sacar a pasear a tu Beagle y veas otros perros, evita sentir nervios. Si tienes esa actitud el perro lo percibirá y aumenta la probabilidad de que comience a ladrar, interpretando que es una situación de alerta.

Vamos a educarlo para que haga sus necesidades de manera correcta.

educar a ir al baño a un beagle

Arma una rutina para entrenar a tu Beagle a hacer sus necesidades.

Llevarlo al espacio designado para sus necesidades desde el primer día que llega al hogar hará más fácil el aprendizaje de este comportamiento. Tienes que prestar atención regularmente para ver el momento en que esté a punto de hacer sus necesidades. Cuando veas que está agachándose, dile “ve al baño”. Al momento de terminar, elógialo y dale palmadas o prémialo con comida.

Es algo fundamental que puedas llevarlo al lugar designado a las primeras horas de la mañana, antes de dormir y después de cada comida. Si es posible trata de llevar a tu Beagle cada 20 o 30 minutos al lugar de sus necesidades.

Recuerda elogiarlo con vehemencia cuando lo haga.

Se recomienda que, al principio de su adaptación a su nuevo hogar, el Beagle solo esté en una habitación para que no se agobie con tantos aromas y olores de la casa.

¿Que hacer si hizo sus necesidades en el lugar incorrecto?

Esto será inevitable y seguramente tarde o temprano sucederá. Cuando esto ocurra, no lo regañes ni te molestes con tu Beagle. Limpia el área profundamente para que no quede ningún aroma que lo atraiga a hacerlo nuevamente en ese lugar. No limpies con artículos que contengan amoníaco, ya que atraen aún más al perro y es posible que vuelva hacer sus necesidades ahí.

Un consejo final

Jamás golpees ni grites a tu Beagle. Puedes corregirlo seriamente pero nunca provocarle daño. Recuerda que no buscamos que tu perro tenga miedo, sino respeto.